domingo, 22 de octubre de 2017

Ruta: Morón - Marchena - Carmona

Pues hoy había decidido irme de ruta de nuevo, y el itinerario final fue el siguiente: Morón, Marchena, Carmona, y para casa.


  • De Sevilla a Alcalá de Guadaíra por la A-92. Buenas condiciones, tres carriles hasta Alcalá, sin mayor problema.
  • Salida dirección Morón por la A-360. Justo en la salida de Alcalá hay un cartel grande que dice que la carretera está en mal estado, pero me la encontré bastante bien.
  • Rodeo Morón y salgo dirección Marchena por la A-361 y A-364. De nuevo la carretera estaba en condiciones aceptables, pero esta parte del camino la hice bastante incómodo porque estaba pasando frío y la cabeza me estaba empezando a doler por culpa del casco.
Sí, siempre busco un cartelito con el nombre del pueblo
  • Salgo de Marchena por la A-380 dirección Carmona. La peor parte del trayecto: justo al salir de Marchena un cartel indica que en los próximos 20 km (flipa) hay grietas longitudinales. Son el peor tipo de grieta porque va a lo largo de la calzada, y suelen estar en el centro, así que tienes que ir o por la derecha o por la izquierda, con el riesgo que conlleva. Muy decepcionante que la Consejería de Fomento no reasfalte la carretera y se limite a poner un cartelito de aviso.
Aún existen los pasos a nivel, y de hecho me pasé como unos cinco minutos largos esperando a que pasaran los dos trenes
  • Iba a continuar a Brenes, pero se me hacía tarde y había quedado para comer, así que me incorporé a la A-4 hasta Sevilla. La autovía tampoco tiene mucho que contar, salvo que cuando llevo un ratito a 100 empiezo a dejar de notar el pie porque mi moto vibra como ella sola.
En fin, no recomiendo esta ruta, porque es aburriiiiiida. Poca curva, mucha recta. Pero qué le vamos a hacer, es lo malo de vivir en el Valle del Guadalquivir.

jueves, 19 de octubre de 2017

Examen de pista superado. Mi experiencia

No os escribo desde agosto, básicamente por desánimo y tedio, pero hoy os vengo con una buena noticia:

¡Por fin he aprobado el examen de pista!

Ha sido al quinto intento y muy por los pelos, pero estoy apto.

Para este examen no os puedo dar muchos consejos, solo que practiquéis hasta que os salga bien y luego que vayáis con mucha confianza al examen. Si no estás seguro de ti mismo no lo vas a superar, porque los nervios del examen os harán fallar en donde menos os lo esperéis. Os dejo algunas indicaciones que saco de mi experiencia.

Consejos para el examen

Antes de empezar. Abróchate correctamente el casco (no vale con ponérselo: no abrocharlo es falta leve).

MANIOBRAS A MOTOR PARADO (la L o el cubo)

Parece una gilipollez, pero no lo es. Asegúrate de que la haces al menos un par de veces antes del examen: mover un mamotreto de más de 130 kg no es moco de pavo. Cuando coges el truco lo haces bien, pero antes de eso puedes tener alguna mala experiencia. Practica. En el examen he visto a gente salirse de las líneas o perder el equilibrio de la moto. Que no te ocurra a ti.

Recuerda que puedes hacer tantas maniobras como necesites y que puedes pisar con los pies las líneas amarillas, siempre que no las pises con las ruedas de la moto.

Cuando hayas superado la L, avanza hasta el principio del circuito, monta, quita la pata de cabra, enciende el motor y da un par de golpes de gas/puño para coger tacto. De nuevo parece una tontería: no lo es. Una vez estés seguro, mete primera y acelera.

CIRCUITO LENTO O DE HABILIDAD


Paralelas (maniobra B). Mi consejo, y el que da todo el mundo, es mirar a lo lejos y acelerar fuerte (al menos hasta la mitad de las paralelas); no es que vayas follado, pero sí lo bastante rápido para mantener el equilibrio. No mires a las ruedas ni a las líneas, o te saldrás. No intentes equilibrar tú mismo la moto, te saldrás. Ve con la estabilidad que te da el acelerón y no te muevas.

(En mi caso ocurría un fenómeno curioso, tenía que mirar a alguno de los palos a la izquierda (el segundo o el cuarto) para no salirme; si miraba al fondo se me iba la moto a la derecha. Mi profe decía que tengo la mira desviada, jajaja.)

Frena al salir o te comerás los jalones. Y ten cuidado de no salir demasiado pronto: si pisas la chapa de la paralela con la rueda trasera al salir estarás eliminado.

Jalones (maniobra A). Es lo que más me ha costado de todo. Aquí es muy, muy importante la gestión de la mirada: mira dos palos por delante (mientras pasas el primero miras el tercero, y así) y siempre hacia arriba, al extremo superior del palo, nunca al suelo (o perderás la trayectoria). También es muy útil saber desplazar el peso de tu cuerpo para evitar poner los pies (un pie en el suelo es falta deficiente, así que con dos estás eliminado).

Aceleración y frenada (maniobra E). Nada importante, acelera fuerte, cambia a segunda y frena bruscamente dentro del recuadro: recalco lo de bruscamente porque quieren comprobar que puedes frenar de manera brusca, si lo haces de manera progresiva has suspendido. Recuerda cambiar a segunda marcha y engranarla (soltar embrague), de lo contrario es falta deficiente (la normativa dice que debes ir al menos a 30 km/h). Si te pasas o no llegas, es una falta deficiente. Si te pasas con la rueda entera, estás eliminado. Esto con un poco de práctica lo consigues fácil.

CIRCUITO RÁPIDO O DE VELOCIDAD


Si tienes costumbre de circular con moto por la ciudad, este lo tendrás casi que superado. Se trata de hacer el circuito entero en 25 segundos así que más vale no dormirse.

Salida y zigzag (maniobra C). Sal con un acelerón fuerte en primera y cambia a segunda justo antes de llegar al zigzag entre conos. Al llegar a los conos, no tengas miedo de tumbar algo la moto; si no lo haces, o bien te comerás un cono (eliminado) o bien tendrás que ir demasiado lento (eliminado). Si has acelerado demasiado a la entrada, frena un poco antes del primer cono, pero mientras estés pasándolos tendrás que acelerar; recuerda que no debes perder tiempo. Al salir, vete a la parte derecha del carril para tener más sitio para la media vuelta.

Media vuelta. Aunque se puede hacer en segunda, mi profesor me enseñó a hacerlo apretando embrague, metiendo primera y no soltando embrague hasta que no hayas terminado de dar la vuelta. Si sueltas embrague, obviamente, frenarás (freno motor) y no podrás aprovechar la inercia. Clave: la mirada. Mira a la salida y harás la media vuelta de manera rápida y sin salirte. No mires ni al cono que estás esquivando (te lo comerás) ni a los que hacen de valla (perderás la trayectoria correcta): mira adonde quieres ir, a la salida de la curva. Sola y exclusivamente allí.

Aceleración y chinchetas (maniobra D). Dado que has salido de la media vuelta en primera, a la vez que vas soltando el embrague ve acelerando para no perder tiempo. Acelera fuerte y poco antes de llegar al primer par de chinchetas, mete segunda y corta el gas. Haz las chinchetas con esa velocidad, recuerda que si frenas antes del segundo par de chinchetas es una falta deficiente (dos faltas deficientes te eliminan).

Frenada de emergencia (maniobra F). Tampoco hay mucho que decir, es cuestión de práctica aprender a frenar entre los cuatro conos delimitados. Si frenas muy tarde puedes perder el control; si frenas de una manera demasiado progresiva puedes perder demasiado tiempo o pueden decirte que la frenada no es de emergencia.

Mi examen

Mi profesor me hace pasar antes de lo que me gustaría, quería quedarme para el final, pero como llevo mi propio equipamiento, es más cómodo que pase yo ahora, mientras mis compañeros se intercambian botas y rodilleras. Me pongo en la cola, me piden DNI, doy los buenos días. Me devuelven la documentación y espero. Hago la L en dos maniobras como siempre, porque no sé cómo carajo lo hace la gente en una sola. Avanzo mientras el examinador 1 me mete prisa. Me paro en la línea, aparco la moto, monto, enciendo motor, miro al segundo palo, acelero y embrago.

Paso las paralelas acojonado. No oigo sonar las chapas, quiere decir que las he pasado bien. Primer palo, giro demasiado cerrado, pongo pie en el suelo y me acojono más. «Dani, no pongas otro pie, lo vas a conseguir». Continúo mirando por arriba de los palos. Paso el segundo, paso el tercero (¿le he dado con el espejo? MIEDO), paso el cuarto, paso el quinto. No me lo creo. NO ME LO CREO. Acelero, meto segunda y freno.

Examinador 2 me pide la hoja de examen, se la doy. Espero que me diga que me vaya a casa pero no: me dice que me coloque en la zona amarilla del circuito rápido. Me coloco allí, viene a mi lado, me dice que me va a cronometrar esta parte de la prueba y que no me va a dar la salida, que salga cuando quiera. Le pido un par de segundos y me dice que los que hagan falta. Estoy temblando.

De una manera casi inconsciente, antes de haberme tranquilizado siquiera, y mientras aún no me creo estar haciendo el circuito rápido, me descubro arrancando y acelerando en primera, metiendo la segunda y pasando los conos con miedo de darle a alguno. Los voy pasando bien pero ya ahí descubro que voy demasiado lento. Esto no está bien. Llego a la media vuelta y consigo hacerla sin apenas frenar; enderezo, doy puño como si no hubiera un mañana y llego a las chinchetas con buena velocidad. Frenada de emergencia bien, pero la lentitud del principio me ha hecho daño. Sin mirar si me daban paso o no, cojo el camino de vuelta a la zona de examinandos. Me pongo a hablar con mi profesor mientras intento parar la moto y ponerla en el soporte; estoy temblando MUCHO. Me dice que se alegra de que haya terminado el circuito, pero su cara es de preocupación porque lo he hecho muy justo de tiempo. Él me ha medido 24,55 s. Ya dependerá de lo que haya medido el examinador.

El resultado no lo supe hasta las 10.15 del día siguiente por Internet:

Ya os contaré el examen de circulación, el último que me falta. :)

lunes, 28 de agosto de 2017

Rutas: Cantillana - Constantina - Lora y Los Rosales

Os actualizo con mis dos últimas rutas de este finde pasado.

El sábado salí temprano y me fui dirección Sierra Norte:
  • De Sevilla a Cantillana por la A-8008 (cruzando Valdezorras y El Gordillo, hasta el final) y la A-8005 hasta la estación de Cantillana. Muy bien la carretera, no especialmente interesante.
  • Entramos en el pueblo por la SE-3101 y luego desde Cantillana hasta un poco más alla de El Pedroso por la A-432. Aquí mejora el paisaje, se empieza a adentrar en la sierra.
  • Desde El Pedroso a Constantina por la A-452. Es la parte más interesante y más divertida. Estas dos carreteras no están tan bien conservadas, pero son transitables sin problemas.
  • De Constantina a Lora del Río por la A-455. La bajada de Constantina es impresionante, la vista que se tiene del Valle del Guadalquivir es genial.
  • De Lora del Río a Villaverde del Río por la A-436. Cruza Alcolea del Río y pasa junto a Cantillana. Esta carretera ya es una carretera típica de valle, pocas curvas, paisaje bastante monótono. Cuidado, porque hay un ceda el paso que pasé sin entender, y un paso a nivel que da muy mal rollo.
  • De Villaverde del Río a Alcalá del Río por la A-8006.
  • De Alcalá del Río a Sevilla por la A-8002.
La ruta por lo general está muy chula. Quería haber hecho el camino a las Navas pero ya se me hizo algo largo llegar hasta Constantina, así que lo de las Navas lo haré más adelante, quizá con otra moto algo más cómoda. A destacar, los ciclistas que me avisaron para que no corriera porque había un coche parado más adelante.

La vuelta quería haberla hecho siguiendo el tren pero me equivoqué, así que ayer domingo por la tarde pensé en hacer una ruta corta (que al final no fue la que había previsto en el mapa):
  • De Sevilla a Los Rosales por A-8008 (como ayer) y A-8005.
  • Aquí es donde pretendía seguir hasta Guadajoz pero me equivoqué de carretera y tiré por la SE-3201 hasta casi El Viso del Alcor.
  • Rodeé El Viso y Mairena del Alcor por la A-398.
  • De Mairena a Torreblanca de los Caños por la A-8026.
  • De Torreblanca a Sevilla por A-92.
Esta ruta no estaba tan chula, pero bueno, fue más bien por echar el rato por la tarde. Carreteras de valle, paisajes agrícolas. Eso sí, la SE-3201 está muy poco transitada y tiene algunas curvas que dan mal rollo, señalizadas a 40 de máxima.

Mal asunto: al llegar a Sevilla, en un semáforo, salí de una manera incorrecta y me fui al suelo. No me he hecho nada, pero la protección del hombro derecho del mono está deformada (se llevó todo el golpe) y no me fío del estado de la moto, así que la llevo mañana al taller a que me la miren.

Por cierto, que he estrenado mi cámara de acción en el casco así que tengo grabado el camino hasta Constantina del sábado y la ruta completa del domingo. Os los enlazo.



jueves, 3 de agosto de 2017

Ruta: Almadén de la Plata

La ruta de hoy es un poco descafeinada, más que nada porque han sido en gran parte caminos que ya conocía. No estaba seguro de salir, pero por una situación personal se me estaba cayendo la casa encima y necesitaba despejarme. Para eso me alegro de tener mi moto.

He ido hasta Castilblanco, como ya hice hace un mes y algo, pero he seguido hasta Almadén de la Plata, adentrándome en la Sierra Norte. Luego he vuelto saliendo a la vía de la Plata y pasando por El Ronquillo, otra ruta que ya conocía.

He salido tarde de casa, así que me ha hecho calor, aunque es verdad que la he soportado bien. Las carreteras en general bastante bien; de Alcalá del Río a Burguillos una recta larga que ya conocía, de Burguillos a Castilblanco un poco más interesante, pero la mejor parte ha estado entre Castilblanco y Almadén. Eso sí, la pena es que había mucha cuesta y mi moto se iba quedando un poco débil. Es una 125 de 12 caballos, no le pidamos más.

Y con todo, diría que la mejor carretera, la más divertida, ha sido la que une Almadén con El Ronquillo, la A-8175, con unas curvas bastante chulas y, dado que había poco tráfico, me he visto bastante seguro para probar a tumbar un poco con la moto. Toda práctica viene bien, en mi situación.

En la foto de hoy he salido mal, pero con el cabreo que llevaba ya es un milagro mi cara
En total, unas tres horitas de ruta, contando tres paradas, una a repostar en el Carrefour, otra en Almadén a hacer fotos, y una tercera en Santiponce porque me dolía la cabeza porque el casco me apretaba en la frente. Diez minutitos bajo un árbol (se estaba hasta fresco) y de vuelta a casa sin problemas.

Os dejo un mapita de la ruta.

 

jueves, 27 de julio de 2017

Ruta: Isla Mayor - El Rocío - Almonte

Como esta semana tengo que currar el finde, me dije, habrá que aprovechar los días libres, ¿no? Y me he ido de ruta hoy jueves por la mañana.

Primera diferencia: mucho más tráfico. Es lógico, no nos vamos a quejar. Aunque la ruta que he pillado hoy no era muy transitada.

Hace años quise hacer en coche el camino de Isla Mayor a El Rocío, pero me equivoqué y acabé saliendo a la nacional por Aznalcázar. Igualmente iba asustado porque no era camino para un coche.

Hoy he hecho el camino que debía, también porque me estudié ayer el mapa. Vamos a describir la ruta.

He tenido que pixelar la salida porque Google se empeña en poner mi dirección completa
Salgo de Sevilla, y me dirijo por la carretera que va junto al Guadalquivir: San Juan de Aznalfarache, Gelves, Coria, La Puebla. Cruzamos estos tres últimos para salir a la carretera de Isla Mayor. Me gusta esta carretera porque se ven los campos de arroz a ambos lados. Eso sí, hoy me ha pillado una niebla espesa que me acojonaba bastante: no solo yo no tenía visibilidad, sino que los coches que se cruzaban conmigo (los que subían de Isla Mayor a Sevilla) iban la mitad sin luces. Muy inteligentes ellos.

Mis campos de arroz de Isla Mayor... y la niebla


En Isla Mayor, giro a la derecha hacia la carretera de Villamanrique. Bueno, ese es su nombre, y al final acaba en Villamanrique, pero lo interesante es que se adentra en el entorno natural de Doñana. Y aquí es donde desaparece el tráfico: creo que en total me crucé (en mi mismo sentido o en el contrario) con cinco coches y un camión. Eso sí, la carretera no entra en el parque, se queda en el pre-parque, pero ya va bien porque es bonito así. Había indicaciones para ir a un centro de visitantes, que sí que debía de estar en pleno parque, pero no quería desviarme 22 km de la ruta planeada (que al final iban a ser 22 km de ida y 22 de vuelta). A lo mejor en otra ocasión me meto hasta allí.

Mi montura en la entrada a Doñana.

La carretera está en un sorprendente buen estado, para estar tan poco transitada, y la sensación de tranquilidad es indescriptible. Una vez pasados todos los desvíos a Villamanrique (hay al menos 3), la carretera pasa por la Raya Real (ahí es carretera de parque, con resaltos brutales cada 500 m para que reduzcas al menos a tercera marcha). Es la parte más pintoresca del recorrido, con los bosques frondosos a ambos lados. Es la que aparece en verde en el mapa de arriba.

Una vez acabada la parte del parque, pasa la zona de la comunidad de regantes y sales casi a la aldea de El Rocío. Me di una vuelta a la travesía y salí: no entré en la propia aldea, primero porque no tengo ningún interés (ni soy rociero ni me gusta ese tema), y segundo porque las calles no están asfaltadas sino metidas en tierra. No me apetecía nada acabar en el suelo y empanado en tierra, y es una lástima porque las vistas del parque desde allí son preciosas.

De allí, camino a Almonte, donde paré porque me dolía la cabeza. Pensaba que sería grave y tendría que comprar algún analgésico, pero resultó ser solo la presión del casco; 10 minutos con el casco quitado y desapareció el dolor. Reemprendí mi camino de vuelta por la A-474, que pasa junto a Hinojos, Pilas, Aznalcázar, cruza Bollullos de la Mitación y en Bormujos me pasé a la A-49 de vuelta a Sevilla, porque pasaba ya de soportar rotondas llenas de tráfico un laborable por la mañana.

Esta carretera, la A-474, es una carretera convencional típica, pero me gusta bastante. He hecho bien en cogerla a la vuelta, es sencilla, las curvas son fáciles, cuando ya vas cansado es ideal porque no hay que esforzarse mucho. Por cierto, que cada pocos km hay un «paso de linces», pero me temo que linces no pasarán muchos por allí.

En total, cuatro horitas de ruta, bastante divertida, no tan bonita como otras que he hecho, pero desde luego muy curiosa y original.

martes, 25 de julio de 2017

Cuarto suspenso

Bueno, no me voy a explayar mucho. He suspendido por cuarta vez. Paralelas perfectas, pero salí demasiado tarde y no tenía ya espacio para girar en los palos. En fin, para septiembre la quinta.

domingo, 23 de julio de 2017

Ruta: Villamartín - Arcos - Las Cabezas

Hoy ha sido el ejemplo de que si no estás seguro, no salgas de casa. Adelanto que no me ha pasado nada, eh.

Pero sí es verdad que he salido de ruta por cabezonería (por si no lo sabéis, estoy en modo «coger la moto el máximo posible hasta que apruebe») y no la he disfrutado. Primero, porque he salido muy tarde, eran las 11.30 cuando he salido de casa y se me ha echado la calor encima. Y ha sido desagradable, porque con esta temperatura, el aire no refresca. Y además de eso, porque la ruta no me ha resultado especialmente interesante.

La ruta ha sido la siguiente:
  • Sevilla - Utrera. Por autovía, porque no hay otra cosa. No son muchos km, pero se hacen muy, muy aburridos.
  • Utrera - Puerto Serrano por la A-375. La carretera bastante bien, el paisaje digamos que normalito.
  • Puerto Serrano - Arcos, por CA-8100 y A-384. La parte más interesante del camino, la A-384 está en buen estado y las curvas, subidas y bajadas son divertidas, parando en Villamartín a repostar porque casi me meto en reserva. Eso sí, estuve buscando algún sitio chulo para parar, algún mirador para hacer fotos, y nada interesante, una pena. Intenté meterme hacia la presa de Arcos, pero el firme estaba en mal estado y me fui al suelo. En fin. Menos mal que no me pasó nada.
  •  
    Aquí me acababa de caer, y antes de irme quería hacerme una foto con el embalse de fondo.

  • Arcos - Espera por la A-393. Esta carretera está bastante mal. Tiene bocados y firme irregular. Lo bueno es que había tráfico cero. Incluso cuando llegué a Espera no había casi nadie por la calle... claro que un domingo a la una de la tarde quién va a haber en la calle.
  • Espera - cruce de Las Cabezas, A-393 y A-371. Esta última está en buen estado y no se hace pesada, aunque yo ya iba cansado y muerto de calor. Y eso sí, el paisaje vuelve a ser aburriiiido. Es lo que tiene cuando bajas de la sierra.
  • Cruce de las Cabezas - Sevilla, por la N-IV. Parando a beber agua y comer algo en la venta Las Ánimas. La vuelta fue dura, porque en cuanto quise cambiar de marcha en una rotonda vi las estrellas. Tengo el pie bien, pero de tanta vibración me empezaron a doler los dos. El viaje por la SE-30 hasta mi casa fue una tortura.
En fin, que una experiencia más, y al final no me arrepiento de haber salido, pero creo que tengo que moderar un poco estas salidas porque tantos km (195 según Google) casi de un tirón no son buena idea.