viernes, 26 de enero de 2018

Presentando a mi nueva Z

Queridos amigos, vengo a presentaros al relevo de la Roadwin.

Desde el pasado jueves 11 soy el feliz poseedor de una Kawasaki Z650. Aquí os la enseño:

La noche anterior a esta foto la había pasado en la calle, pobrecita

¿Por qué esta moto?

Casi desde el principio tenía claro que quería una moto naked. No me veo en una custom, no me gustan las trail, y aunque las deportivas están chulísimas no creo que sea lo más adecuado para alguien que empieza.

Por otro lado, desde chico me han encantado las motos de la marca Kawasaki por su estética; el color verde hacía mucho en este sentido, siempre ha sido mi color favorito.

Por todo esto, lo lógico es que mi atención se centrara hacia las Z o sus antecesoras las ER-6. Había mirado más las ER-6n porque las Z eran muy nuevas y en el mercado de segunda mano apenas había. Pero se me cruzó esta Z650 negra. Y tuve la oportunidad de elegir entre ella y una ER-6n preciosa, negra y verde.

Al final me decanté por la Z650 por varios motivos: el precio era casi el mismo, pero esta tiene ABS, es más nueva, tiene menos km, y tiene el asiento más bajo. Para quien no lo sepa, os aviso de que no soy alto, mido 173 cm.

No estoy contento con mi moto nueva, se nota en la foto

La compré al concesionario Laglisse, en Madrid, y la compra ha sido más bien accidentada; primero, porque escribí al anuncio a pesar de que no tenía ninguna foto, así que no estaba del todo seguro de que fuera un anuncio real; por suerte, resultó serlo. Segundo, porque pasé unos días sin saber nada del envío, hasta que conseguí ponerme en contacto con la empresa que enviaba la moto. Y tercero, y más frustrante, porque la moto me llegó con la batería muerta: no arrancaba. Le puse gasolina por si acaso, pero nada. Al final conseguí arrancarla comprando un arrancador en Amazon (que, por cierto, se retrasó en llegar).

Luego problemas con el seguro, porque muchas compañías no me aseguraban, y otras me daban unos precios desorbitados. Al final, todo riesgo con Mapfre, 650 € (razonable, aunque es más de lo que pagué por el todo riesgo con mi Ibiza en el primer año).

Y por última, que tenía moto sin que me hubiera llegado siquiera el carné provisional…

(A día de hoy ya tengo mi carné definitivo:)

Me he sacado el carné de moto justo a tiempo para no tener que renovar el de coche (y pagar sus tasas correspondientes)
 
Paso a paso fuimos resolviendo todos estos problemas, y el miércoles pasado por fin pude estrenarla. Un viajecito de ida y vuelta que me hice hasta Santiponce, para enseñársela a mi profe de prácticas.

¿Impresiones? A ver:
  • Pesa. No es que pese demasiado, pero se nota la diferencia de peso.
  • El cambio de marchas va de fábula, y el indicador de marcha engranada es de lo más útil.
  • Contra todo pronóstico, es más fácil de conducir que la Roadwin. Tiene mayor radio de giro y el hecho de que al ralentí la moto ya ande es una pasada. Me resulta más fácil hacer filtering con ella.
  • He notado muchísimo la diferencia de potencia. Aun estando limitada a 47 CV, a veces me asusto de lo que tira dándole un poco de puño.
A ver si puedo salir este fin de semana de ruta con ella y puedo comprobar impresiones en trayectos más largos. Ya os contaré.

jueves, 4 de enero de 2018

Moto nueva en camino

Por ahora no os puedo desvelar nada, pero el relevo de mi Roadwin ya está encargado... espero poder enseñároslo pronto ;)

Solo os digo que es una naked, y si me conocéis os podéis hacer una idea de la marca que me gusta. Lo demás lo sabréis la semana que viene :)

viernes, 22 de diciembre de 2017

Examen de circulación superado. Ya tengo mi A2

Queridos amigos,

¡¡¡ HE APROBADO EL EXAMEN DE CIRCULACIÓN !!!

Aunque aún no tengo mi carnet: el martes (por las fiestas) saldrá en la web mi apto en el examen de circulación, que lo he hecho esta mañana.

¿Puedo circular ya llevando una motocicleta de hasta 35 kW de potencia? Mmmm no está claro. Al menos hasta el martes, es mejor que no lo haga. Mi carnet tardará sobre un mes en llegar por correo; la autorización provisional llegará a la autoescuela en el plazo de un par de semanas (o más, con las fiestas). La recomendación de mi profesor es que me imprima la web de la DGT donde aparece mi apto y la lleve encima. Y eso saldrá el martes 26.

Bueno, os cuento, iba a hacer el examen el día 5 pero por la huelga no lo tuve; lo pasaron a hoy. Llamé el lunes a mi profe para dar otra clase y me dijo que nada de eso, que no me hacía falta; que hoy antes del examen llevaría la moto yo hasta allí y con eso ya bastaba.

Como he hecho con el teórico y con el de pista, parto este artículo en dos: unos consejos para el que llegue a través del buscador, y la historia de mi examen para el que me conozca.

Consejos para el examen de calle


En este examen hay mucho menos que aconsejar, porque no es tan sistemático y monótono como el de pista. Aquí depende de muchas cosas: del examinador, del día que haga, de la zona por la que vayas... pero bueno. Os dejo un par de palabras.
  • Confía en ti mismo. Si vas a examen es porque sabes hacerlo bien. Yo me lo repetía a menudo esta mañana cuando me dirigía al examen: Dani, lo sabes hacer. Lo haces cada día. Vas a hacer lo que haces cada día. (En mi caso, ya conduzco la Roadwin y la uso a diario, pero si aún no eres motero, no pasa nada; si vas a examen es porque sabes llevar la moto).
  • Confía en ti mismo (x2). Lo pongo de nuevo por un motivo: el examinador quiere ver que llevas la moto con confianza. Si vas inseguro no se va a fiar de lo que hagas.
  • Sé muy exagerado en el cumplimiento de las normas:
    • Si te encuentras un stop, para, mete la primera, pon los dos pies en el suelo, mira y sal. Si no tienes suficiente visibilidad, avanza un poco con la moto y vuelve a parar, y a poner los dos pies en el suelo. Sal cuando estés totalmente seguro, no tienes prisa.
    • Si te acercas a un paso de cebra y hay alguien acercándose, el cual piensas que podría estar pensando en cruzar, para. Ante la duda, paras. Si ves que no cruza, entonces sales.
    • Un semáforo en amarillo fijo es como un rojo. Para.
  • Aunque las señales de limitación de velocidad te marcan el máximo, ve a la velocidad que te marca la señal. Incluso puede ser buena idea ir un poco por encima; si la señal te marca 100 y es una autovía, ve sobre 100-105. Si vas más lento estorbarás al tráfico y al examinador no le gustará un pelo.
  • Haz las vías circulares (las rotondas) por el carril exterior. Todos tenemos la tentación de coger por dentro porque es más corto; olvídate, se multiplican las probabilidades de hacerlo mal. Coge por fuera y señaliza cuando vayas a salir. Si la salida no es la primera ni la del frente, pon el intermitente izquierdo al entrar o antes.
  • Si conduces a menudo, ya sea moto o coche, pásate unas semanas siendo especialmente escrupuloso en el cumplimiento de las normas, para volver a coger la costumbre. Así te evitarás que en el examen te puedan los malos hábitos y te saltes un paso de cebra.
Ahora paso a contaros cómo lo viví esta mañana, que para eso es mi blog.

Mi experiencia

A las 10 y media hemos quedado en la pista mi profesor y yo, allí me ha colocado el comunicador y el chalequillo y hemos ido hasta el punto de partida del examen, Reina Mercedes. Allí nos hemos quedado mi compañero del A2 y yo mientras otro chaval se examinaba del B.

Primero se ha examinado mi compañero; ha dado una vuelta por Reina Mercedes y pronto lo ha sacado el examinador a la Avenida de la Raza, para adentrarse posteriormente en las carreteras de Palmas Altas; yo no había ido nunca por allí. Luego lo ha metido en autovía dirección Cádiz y me he acojonado pensando que íbamos a Dos Hermanas. Al final nada de eso, salida para Fuente del Rey y en una de las calles secundarias acaba el examen de mi compi y me subo yo a la moto. Son las 12:10.

Acojonado y peleándome con el intercom, el examinador me hace salir dirección Sevilla. Trampa, dirección Sevilla es a la izquierda y hay una doble línea continua; lo hago bien y giro a la derecha, luego cambio de sentido.

Aquí la trampa: me han dicho que vaya a Sevilla, que está hacia la izquierda.
Llegamos a Bellavista y me hacen callejear lo más grande. Por si no conocéis Bellavista: calles estrechas, vecinales, todas iguales y con cedas a cada dos esquinas, con peatones cruzando por donde les apetece. Cuando salimos a la Avenida de Jerez noto que algo va mal. Me mareo. Me recupero, me vuelvo a marear y paro la moto en el lado derecho de la calle. Informo por el intercom de que me he mareado. 10 segundos después creo que puedo continuar y muerto de nervios aviso; continúo hacia delante y en Jardines de Hércules el examinador me hace parar y me pregunta si estoy bien porque está preocupado. Le respondo que sí y continuamos.

Última trampa. Semáforo en rojo y después un stop. Mientras espero el semáforo me debato sobre qué hacer cuando el semáforo pase a verde: entre si debo hacer el stop o no debo. Debo o no debo. Si lo tengo que hacer y no lo hago, estoy eliminado. Si no lo tengo que hacer y lo hago, también es una falta. Horror. Termina el tiempo de cruzar de los peatones y se me pone el semáforo en ámbar intermitente. ALIVIO INFINITO. Me paro en el stop y sigo, dirección Sevilla.
El semáforo y el stop en cuestión.
Nada más que reseñar, nos vamos directos a entrar por la avenida de la Raza, la cual pillé a una velocidad adecuada pero con la sensación de «¿estoy yendo demasiado lento?» (todo el mundo me adelantaba) «¿o demasiado rápido?» (la máxima eran 50 y yo iba a algo más, claro, consejo de mi profesor).
El recorrido del examen en una vista satélite. El del coche lo puse en un plano, ya estamos más modernos

Con la sensación de haber hecho una mierda de examen y haberla cagado infinitamente, el examinador me hace pararme a la derecha. Es la una menos cuarto, llevo media hora de examen, aunque yo no tengo ni idea de cuánto tiempo llevo en la moto. No apago la moto por si acaso; se queda un par de minutos hablando con mi profesor en el coche, que había parado en doble fila delante de mí. Se baja y escucho a mi profe por el intercom decirme «para no estar hablándote todo el rato, volvemos a la pista».

El examinador pasa por mi lado, se despide y me hace el gesto de pulgar hacia arriba. Y yo confundido y nervioso a más no poder.

Entonces oigo a mi profe: «por cierto, que estás aprobado, ¿eh?»

NO ME LO CREÍA.

Pero en fin, eso fue todo. No hay más que decir. Un año que me ha costado, una cantidad de dinero que ni siquiera voy a calcular, pero ya tengo mi carnet de moto. Ya no soy un convalidado.

Agradecimientos desde aquí a:
  • Sobre todo y ante todo a Iván de la Autoescuela Llamas, un tipo extraordinario, un profesor espectacular. Un tío que sabe motivarte como alumno y que se fija en lo que haces mal para que lo mejores; y además es simpático como pocos. Gracias a su trabajo conmigo, ahora tengo mi ansiado carnet.
  • A mis compis de curro, los que llevan moto, porque me han animado desde el principio hasta el final. Los demás no, porque se dedicaban a desanimarme.
  • A mis hermanas, las que me han apoyado, claro, que no son todas.
  • Y a mis amigos, sobre todo a Juanjo, que ha pasado por lo mismo que yo un par de meses antes y comprendía mi frustración.
Ahora lo único que puedo decir es que estoy deseando ver mi carnet nuevo, tenerlo en mis manos, y que la Roadwin tiene sus días contados xDDD Empieza la búsqueda de montura nueva!!

jueves, 7 de diciembre de 2017

Ruta corta: La Algaba - Aznalcóllar - Sanlúcar

Hoy he salido de casa con la intención de irme de ruta a un sitio guapo. Antes de salir, había mirado en el mapa y la intención era hacer Castillo de las Guardas, Nerva, Zalamea, Valverde, La Palma y para casa. Pero ay, el frío me ha impedido cumplir mi programa electoral. Cuando iba camino al Castillo de las Guardas he decidido que no podía soportar mucho más y me he desviado a Gerena.

Al final he hecho Gerena, Aznalcóllar (hasta el pantano), Sanlúcar la Mayor, y vuelta a casa por la carretera de Castilleja.


No echéis cuenta a la gilipollez Alcalá del Río - al sur hasta la Algaba - al norte hasta casi las Pajanosas, porque mi bonito sentido de la geografía me jugó una mala pasada. Si lo llego a saber cojo en dirección Guillena y no pierdo tanto tiempo.

En fin, al final solo he ido a sitios ya conocidos, pero algunas carreteras sí que las he descubierto hoy y no han estado mal. Eso sí, en invierno voy a tener poco que contaros porque no consigo salir sin helarme.

martes, 5 de diciembre de 2017

Clase de circulación

Ayer, 4 de diciembre, di la clase de circulación. Y lo digo en singular porque la costumbre de mi profesor es dar una sola. Eso sí, de duración doble (hora y media), pero una sola porque los alumnos normalmente sabemos circular, ya tenemos carnet de coche.

He de admitir que fui a la clase bastante nervioso. No solo porque el examen era hoy (luego os hablo de eso), sino porque llevaba casi dos meses sin coger la moto de la autoescuela. Que vale, no he dejado de coger mi moto en todo este tiempo, y la práctica no iba a perderla, pero nunca había salido fuera del circuito con esa moto y no sabía cómo me iba a reaccionar.


Os pongo el mapilla gracias a Google: estuvimos casi todo el tiempo por Los Bermejales y nos acercamos un momento a Bellavista.

El resultado ha sido bastante satisfactorio. Hacía un frío del carajo, así que lo he pasado mal en la autovía, pero lo que se refiere a la circulación me ha ido muy bien, confirmado por mi profe Iván. En palabras suyas, me ha puesto una clase difícil, con muchos giros y maniobras, pero la he salvado muy bien.

Tengo que tener cuidado con: los pasos de peatones. Hago bien semáforos, stops, cedas el paso, intermitentes (a veces se me olvida quitarlos), y el manejo de la moto lo llevo de escándalo. Pero me falla la maldita costumbre de pasar en el paso de peatones en lugar de dejar pasar a los peatones que están esperando (o peor: llegando al paso). Es muy importante tener cuidado con esto porque me puede suponer el suspenso, a pesar de hacer bien todo lo demás.

Os he dicho que el examen era hoy, pero por la huelga de examinadores no lo he hecho. Mi examinador estaba de huelga hoy. Maldita DGT que no negocia... en fin, pronto me darán nueva fecha.

domingo, 22 de octubre de 2017

Ruta: Morón - Marchena - Carmona

Pues hoy había decidido irme de ruta de nuevo, y el itinerario final fue el siguiente: Morón, Marchena, Carmona, y para casa.


  • De Sevilla a Alcalá de Guadaíra por la A-92. Buenas condiciones, tres carriles hasta Alcalá, sin mayor problema.
  • Salida dirección Morón por la A-360. Justo en la salida de Alcalá hay un cartel grande que dice que la carretera está en mal estado, pero me la encontré bastante bien.
  • Rodeo Morón y salgo dirección Marchena por la A-361 y A-364. De nuevo la carretera estaba en condiciones aceptables, pero esta parte del camino la hice bastante incómodo porque estaba pasando frío y la cabeza me estaba empezando a doler por culpa del casco.
Sí, siempre busco un cartelito con el nombre del pueblo
  • Salgo de Marchena por la A-380 dirección Carmona. La peor parte del trayecto: justo al salir de Marchena un cartel indica que en los próximos 20 km (flipa) hay grietas longitudinales. Son el peor tipo de grieta porque va a lo largo de la calzada, y suelen estar en el centro, así que tienes que ir o por la derecha o por la izquierda, con el riesgo que conlleva. Muy decepcionante que la Consejería de Fomento no reasfalte la carretera y se limite a poner un cartelito de aviso.
Aún existen los pasos a nivel, y de hecho me pasé como unos cinco minutos largos esperando a que pasaran los dos trenes
  • Iba a continuar a Brenes, pero se me hacía tarde y había quedado para comer, así que me incorporé a la A-4 hasta Sevilla. La autovía tampoco tiene mucho que contar, salvo que cuando llevo un ratito a 100 empiezo a dejar de notar el pie porque mi moto vibra como ella sola.
En fin, no recomiendo esta ruta, porque es aburriiiiiida. Poca curva, mucha recta. Pero qué le vamos a hacer, es lo malo de vivir en el Valle del Guadalquivir.

jueves, 19 de octubre de 2017

Examen de pista superado. Mi experiencia

No os escribo desde agosto, básicamente por desánimo y tedio, pero hoy os vengo con una buena noticia:

¡Por fin he aprobado el examen de pista!

Ha sido al quinto intento y muy por los pelos, pero estoy apto.

Para este examen no os puedo dar muchos consejos, solo que practiquéis hasta que os salga bien y luego que vayáis con mucha confianza al examen. Si no estás seguro de ti mismo no lo vas a superar, porque los nervios del examen os harán fallar en donde menos os lo esperéis. Os dejo algunas indicaciones que saco de mi experiencia.

Consejos para el examen

Antes de empezar. Abróchate correctamente el casco (no vale con ponérselo: no abrocharlo es falta leve).

MANIOBRAS A MOTOR PARADO (la L o el cubo)

Parece una gilipollez, pero no lo es. Asegúrate de que la haces al menos un par de veces antes del examen: mover un mamotreto de más de 130 kg no es moco de pavo. Cuando coges el truco lo haces bien, pero antes de eso puedes tener alguna mala experiencia. Practica. En el examen he visto a gente salirse de las líneas o perder el equilibrio de la moto. Que no te ocurra a ti.

Recuerda que puedes hacer tantas maniobras como necesites y que puedes pisar con los pies las líneas amarillas, siempre que no las pises con las ruedas de la moto.

Cuando hayas superado la L, avanza hasta el principio del circuito, monta, quita la pata de cabra, enciende el motor y da un par de golpes de gas/puño para coger tacto. De nuevo parece una tontería: no lo es. Una vez estés seguro, mete primera y acelera.

CIRCUITO LENTO O DE HABILIDAD


Paralelas (maniobra B). Mi consejo, y el que da todo el mundo, es mirar a lo lejos y acelerar fuerte (al menos hasta la mitad de las paralelas); no es que vayas follado, pero sí lo bastante rápido para mantener el equilibrio. No mires a las ruedas ni a las líneas, o te saldrás. No intentes equilibrar tú mismo la moto, te saldrás. Ve con la estabilidad que te da el acelerón y no te muevas.

(En mi caso ocurría un fenómeno curioso, tenía que mirar a alguno de los palos a la izquierda (el segundo o el cuarto) para no salirme; si miraba al fondo se me iba la moto a la derecha. Mi profe decía que tengo la mira desviada, jajaja.)

Frena al salir o te comerás los jalones. Y ten cuidado de no salir demasiado pronto: si pisas la chapa de la paralela con la rueda trasera al salir estarás eliminado.

Jalones (maniobra A). Es lo que más me ha costado de todo. Aquí es muy, muy importante la gestión de la mirada: mira dos palos por delante (mientras pasas el primero miras el tercero, y así) y siempre hacia arriba, al extremo superior del palo, nunca al suelo (o perderás la trayectoria). También es muy útil saber desplazar el peso de tu cuerpo para evitar poner los pies (un pie en el suelo es falta deficiente, así que con dos estás eliminado).

Aceleración y frenada (maniobra E). Nada importante, acelera fuerte, cambia a segunda y frena bruscamente dentro del recuadro: recalco lo de bruscamente porque quieren comprobar que puedes frenar de manera brusca, si lo haces de manera progresiva has suspendido. Recuerda cambiar a segunda marcha y engranarla (soltar embrague), de lo contrario es falta deficiente (la normativa dice que debes ir al menos a 30 km/h). Si te pasas o no llegas, es una falta deficiente. Si te pasas con la rueda entera, estás eliminado. Esto con un poco de práctica lo consigues fácil.

CIRCUITO RÁPIDO O DE VELOCIDAD


Si tienes costumbre de circular con moto por la ciudad, este lo tendrás casi que superado. Se trata de hacer el circuito entero en 25 segundos así que más vale no dormirse.

Salida y zigzag (maniobra C). Sal con un acelerón fuerte en primera y cambia a segunda justo antes de llegar al zigzag entre conos. Al llegar a los conos, no tengas miedo de tumbar algo la moto; si no lo haces, o bien te comerás un cono (eliminado) o bien tendrás que ir demasiado lento (eliminado). Si has acelerado demasiado a la entrada, frena un poco antes del primer cono, pero mientras estés pasándolos tendrás que acelerar; recuerda que no debes perder tiempo. Al salir, vete a la parte derecha del carril para tener más sitio para la media vuelta.

Media vuelta. Aunque se puede hacer en segunda, mi profesor me enseñó a hacerlo apretando embrague, metiendo primera y no soltando embrague hasta que no hayas terminado de dar la vuelta. Si sueltas embrague, obviamente, frenarás (freno motor) y no podrás aprovechar la inercia. Clave: la mirada. Mira a la salida y harás la media vuelta de manera rápida y sin salirte. No mires ni al cono que estás esquivando (te lo comerás) ni a los que hacen de valla (perderás la trayectoria correcta): mira adonde quieres ir, a la salida de la curva. Sola y exclusivamente allí.

Aceleración y chinchetas (maniobra D). Dado que has salido de la media vuelta en primera, a la vez que vas soltando el embrague ve acelerando para no perder tiempo. Acelera fuerte y poco antes de llegar al primer par de chinchetas, mete segunda y corta el gas. Haz las chinchetas con esa velocidad, recuerda que si frenas antes del segundo par de chinchetas es una falta deficiente (dos faltas deficientes te eliminan).

Frenada de emergencia (maniobra F). Tampoco hay mucho que decir, es cuestión de práctica aprender a frenar entre los cuatro conos delimitados. Si frenas muy tarde puedes perder el control; si frenas de una manera demasiado progresiva puedes perder demasiado tiempo o pueden decirte que la frenada no es de emergencia.

Mi examen

Mi profesor me hace pasar antes de lo que me gustaría, quería quedarme para el final, pero como llevo mi propio equipamiento, es más cómodo que pase yo ahora, mientras mis compañeros se intercambian botas y rodilleras. Me pongo en la cola, me piden DNI, doy los buenos días. Me devuelven la documentación y espero. Hago la L en dos maniobras como siempre, porque no sé cómo carajo lo hace la gente en una sola. Avanzo mientras el examinador 1 me mete prisa. Me paro en la línea, aparco la moto, monto, enciendo motor, miro al segundo palo, acelero y embrago.

Paso las paralelas acojonado. No oigo sonar las chapas, quiere decir que las he pasado bien. Primer palo, giro demasiado cerrado, pongo pie en el suelo y me acojono más. «Dani, no pongas otro pie, lo vas a conseguir». Continúo mirando por arriba de los palos. Paso el segundo, paso el tercero (¿le he dado con el espejo? MIEDO), paso el cuarto, paso el quinto. No me lo creo. NO ME LO CREO. Acelero, meto segunda y freno.

Examinador 2 me pide la hoja de examen, se la doy. Espero que me diga que me vaya a casa pero no: me dice que me coloque en la zona amarilla del circuito rápido. Me coloco allí, viene a mi lado, me dice que me va a cronometrar esta parte de la prueba y que no me va a dar la salida, que salga cuando quiera. Le pido un par de segundos y me dice que los que hagan falta. Estoy temblando.

De una manera casi inconsciente, antes de haberme tranquilizado siquiera, y mientras aún no me creo estar haciendo el circuito rápido, me descubro arrancando y acelerando en primera, metiendo la segunda y pasando los conos con miedo de darle a alguno. Los voy pasando bien pero ya ahí descubro que voy demasiado lento. Esto no está bien. Llego a la media vuelta y consigo hacerla sin apenas frenar; enderezo, doy puño como si no hubiera un mañana y llego a las chinchetas con buena velocidad. Frenada de emergencia bien, pero la lentitud del principio me ha hecho daño. Sin mirar si me daban paso o no, cojo el camino de vuelta a la zona de examinandos. Me pongo a hablar con mi profesor mientras intento parar la moto y ponerla en el soporte; estoy temblando MUCHO. Me dice que se alegra de que haya terminado el circuito, pero su cara es de preocupación porque lo he hecho muy justo de tiempo. Él me ha medido 24,55 s. Ya dependerá de lo que haya medido el examinador.

El resultado no lo supe hasta las 10.15 del día siguiente por Internet:

Ya os contaré el examen de circulación, el último que me falta. :)